1 Conocer el Porque: Si se trata de poner las cuentas en orden solo porque alguien dijo que era bueno, no se tendrá un incentivo suficientemente fuerte.

2 Ser Realista: Establecer objetivos muy ambiciosos y dificiles de cumplir puede causar frustraciones que llevaran a desistir con facilidad.

3 Fuerza de voluntad: Hay que ser disciplinado en el presupuesto y si no esta funcionando realizar ajustes.

4 No sobreestimar los ingresos: Si se registran los que no son fijos, se generarían presiones que irían en contravía de la estabilidad económica.

5 Priorizar gastos: Lo importante no es limitarse sino saber administrar bien el dinero, comprando lo indispensable y pagando las cuentas a tiempo.

6 Planear lo inesperado: Es fundamental contar con un fondo de emergencias. Para ello, es necesario ahorrar un monto de los ingresos mensuales.

7 Los gastos ocacionales: Incluir en el presupuesto los gastos esporádicos como el pago de impuestos, fiestas de cumpleaños o regalos de navidad.

8 Escribir los gastos diarios: Al identificarlos a conciencia, representarán un ahorro o por lo menos, no generaran un faltante al final de cada mes.

9 No mezclar las cuentas: Los independientes no deben revolver las cuentas personales con las del negocio. Se pueden confundir de donde viene el dinero.

10 Hablar con la familia: Si todos comprenden cual es el propósito de tener un presupuesto, posiblemente se eforzarán más por lograr que se cumpla.

Dejar respuesta